When the past comes back [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

When the past comes back [Privado]

Mensaje por Hyde el Lun Jun 17, 2013 10:34 am

Lucía diferente a noches distintas, esas en las que su vestimenta variaba más que la traída esa noche. El cabello permanecía oscuro, y los ojos delineados de la misma tonalidad; el color marrón del iris resaltaba y su rostro tomaba aires tan misteriosos como atractivos. ¿Qué alguien como él rodeado de prostitutas? Sobre ellas corrían rumores de lado a lado: “¿Escuchaste? ¡Encontraron muerta a Chloé tirada en su cama! Dicen que murió desangrada mientras tenía sexo con un cliente que nadie puede recordar” Agradecía que su muerte lo guiara hasta allí. Como cazador aprendió un par de cosas: si la presa no va hacia ti, búscala. Y allí su misión le pedía a gritos ser completada. Hyde no se iría del burdel hasta acabar con la sanguijuela viola prostitutas. Y él tenía un plan…

Fueron largos minutos rechazando clientes urgidos, y prestando atención a quienes ingresaban. Bastantes se acercaron a él murmurando suciedades a su oído, pasando las manos sobre su cintura y los más atrevidos pegándole una nalgada. Cada uno fulminado, y entonces el ideal traspasó el umbral. A ese era el que quería. Alto, bien parecido, y las mujeres embobadas a su presencia; los ojos marrones no delataban otra cosa que no fueran deseo, como si pudiese desvestirte con la mirada y hacértelo allí mismo. Traspasó la multitud marchándose a las habitaciones, y su mirada pretendió ser encantadora. Mostró su “mejor” lado al ser que observaba al cazador desconociendo la verdadera naturaleza. Este tomó del mentón a su presa de la noche, y el contacto de miradas fue breve mientras Hyde dirigió la más tentadora de sus sonrisas. Los vampiros, algunos, se maravillaban con las cosas que consideraban fuera de lo usual. Suponía que entre tantas mujeres, ver a un hombre no sería común todos los días. La sucia petición se le murmuró al oído, y relamió sus labios fingiendo deseo. – Con mucho gusto le llevaré a una de las habitaciones. – Pretendió, y saboreó la victoria en su boca cuando lo llevó a una de las tantas que vio. Jamás hubo esperado que el hombre se le sirviera en bandeja de plata al cazador, ignorando los asquerosos besos que fue obligado a darle en pos de hacerle creer el cuento real. Divertido, demasiado para ser cierto, casi reía mientras aseguraba las esposas a la cama. Brazos y piernas amarrados; el vampiro se sentenció a sí mismo.

El resto fue pan comido. Minutos de disimulo en los que trepó a gatas en la cama, y se sentó en la cadera de su supuesto cliente. Tentó al masoquista que tenía a su merced, y el balanceo de su cadera frotaba su trasero con lo que sentía endurecer apenas con la imagen del humano sobre sí desatando botón a botón la camisa. – No te hará mucha falta… - Los dedos subieron por el abdomen frío, y acariciaron el cuello del que con tanto gusto tiraría. Presionó la notable excitación que inundaba a su “compañero”, y la sonrisa maliciosa se le inyectó en los labios. – Y esto de aquí tampoco. – Las manos sujetaron firme su cabeza para ese entonces, y su movimiento fue limpio y exacto. Escuchó los huesos quebrarse al girarla, y el resto, no menos laborioso, consistió en arrancarla de su sitio. La carne se desgarró, y en sus manos sujetaba la misma. La observó en sus manos, y le sonrió consciente de que éste todavía no desaparecía. – Siento que tu sesión haya durado tan poco. – Y el resto del trabajo se completó. El cuerpo en la cama fue encendido en fuego, junto a la cabeza arrancada de su sitio. El trabajo finalizó esa noche, o eso él creyó. Fuera de la habitación sus pasos pretendían encaminarlo a la salida del local, y se detuvieron tan bruscamente como cuando estos tocaron el sitio de reunión principal y recibida de los tantos clientes. Entre ellos, clientes indeseados, fáciles de reconocer a la lejanía por uno de los suyos. Frunció los labios.

¿Más vampiros? No podía ser…
avatar
Hyde
Cazador

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 12/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the past comes back [Privado]

Mensaje por GACKT el Miér Jun 19, 2013 12:42 am

Se decía por los alrededores de la ciudad que habitaba, que existía cierto cazador lleno de odio que no perdonaba ni a los humanos, no ayudaba, no salvaba, no luchaba por ellos como el código de los mismos dictaba. Sólo se salvaba él y cumplía cada trabajo sin dejar huellas. Las autoridades encontraban cuerpos raramente incineraos y sólo convertidos en una masa de carne y huesos, sin vida y sin ningún alma sobrenatural en ella, pero no podían culpar a alguien ni sabían que era lo que producía que un “humano” muriese así. Los vampiros lo seguían, lo olfateaban, lo hallaban y morían. Hace mucho, mucho tiempo que ningún enviado a liquidarlo regresaba con vida. Al este de parís ese cazador tendría una noche agitada. Los no vivos no se tomaban el trabajo con los cazadores, porque ellos eran escoria inútil a su lado, sin embargo… si ese no hubiese terminado con la vida de una persona importante para el que aguardaba, jamás lo sería una blanco, permanecería en anonimato como los otros, disfrazándose de oveja ente lobos.

La sorpresa era que no pensaba que fuera realmente él después de todo, pensó que había muerto. El burdel esa noche sería uno de los tantos marcados como zona roja, no por las prostitutas, sino por las muertes registradas en él. Era una cortina de humo para tapar que era en efecto un burdel de vampiros, y que allí la mayoría de los clientes serían de ese tipo. Un bonito lugar para una noche loca. Sobre el techo del local miraba a uno de los tantos neófitos de hoy en día, altivo y pensando que el mundo era suyo sólo por no poder morir. Irónico, olía a muerte desde su entrada al lugar. Sólo tuvo que esperar un poco, sólo un poco más. Fuego, carne, sangre, un repulsivo aroma agrio a piel quemada y cabello volando como el humo por la ventana abierta. Sonrió amplio en su lugar, ¿tan mortal se había vuelto?, era interesante, y sólo por ello necesitaba extender su diversión un poco más.

Saltó del edificio, y la noche era terriblemente oscura, incitante. Al entrar confundió su presencia con los muchos otros “compañeros” con los que se movía, y lentamente se posicionó en un área oscura, sintiéndole, pero no mirándolo. Definitivamente era él. Se diría que en ese momento fue “sorprendido” por una de las muchas trabajadoras, divertido o no, se fue con ella, lástima que no durase todo el camino hasta la habitación. Su cuerpo alto y cubierto por un largo abrigo negro era llevado camino a algún sucio cuarto. Pegó a su presa contra la pared de camino, y los ojos azules brillantes delinearon cada parte del cuerpo menudo y de formas agradables. Sonrió, y esta respondió el gesto con la misma perversión. — ¿Puedo comerte?~ — Parecía una pregunta con “doble sentido”, pero era tan estúpida para asentir y no notar que era algo aterradoramente literal. Lamió su cuello con fetiche y el suspiro fue arrancado al punto que la sintió excitada con ello. Y clavó sus dientes fiero, sin remordimientos, escuchándose el grito desgarrador entre el horrible dolor y la pizca de placer. Sus garras terminaron de romper la garganta y se tomó su tiempo para limpiar sus manos de la ropa ajena, mientras el cuerpo temblaba medio vivo medio muerto, y sus labios fueron relamidos, dejándoles impecable. No quedaba casi nada de tiempo restante.

Las otras personas fueron alertadas por ello, y el repentino llamado de atención hizo que los vampiros se dispersasen, no deseando verse envueltos en líos de ese tipo. Todos menos él. Él sabía a quién buscaba. No tardó en hallarlo cuando se confundió entre las personas. Las manos dentro de los bolsillos de su abrigo y todos aterrados, mientras él sonreía un poco. Bastó un contacto, un simple contacto de sus ojos azulados con los marrones contrarios, para que el efecto surgiera y el cuerpo quedase de pie y sin opciones de movimiento. Sintió su miedo desde lejos, olía el terror y el odio que aún le guardaba, y así debía ser. 
Se acercó echando a los otros a un lado, y estuvo justo tras él. Su aroma llenaba el espacio, su perfume fuerte, y las manos tomaron sorpresivamente suave el cabello ajeno, echándolo a un lado, descubriendo el cuello largo y pálido donde olía a vida palpitante y rojiza. Sonrió rozando con las  frías yemas de sus dedos,  la cicatriz que le adornaba, comprobándola como su marca. Takarai Hideto, recordaba bien su nombre. — A tus papis no les gustaría saber que estás aquí, ¿pediste permiso?~ — Se burlaba abiertamente, y un beso fue dejado en la marca ya antigua en la piel. Todo se disipó y él desapareció en un dos por tres, no dejando rastros allí de su presencia. Sin embargo sabía que lo buscaría, y más allá, en un oscuro callejón le esperaba. Deberían contarse as buenas nuevas, ¿no?

Después de todo, fue Gackt quien asesinó a sus padres.

 


Última edición por GACKT el Jue Jun 20, 2013 8:52 pm, editado 1 vez
avatar
GACKT
Clan Tremere

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 14/06/2013
Edad : 38
Localización : Lons-le-Saunier~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the past comes back [Privado]

Mensaje por Hyde el Miér Jun 19, 2013 9:00 am

El grito aterrador alertó a clientes y empleadas. En las habitaciones adyacentes ignoraron el desgarrador alarido, otros dieron la cara y los pasos rápidos escuchándose desde el maltrecho pasillo pusieron sus sentidos alerta. Rameras y clientes se amontonaban a la salida estrecha del burdel.  Hyde no se movió de su sitio, y esperó la revelación del culpable de los hechos. Otro vampiro del montón, pensó. Añadiría uno a su lista, creyó. La reacción tenida no la previó, y ni él mismo se reconoció. Bastó verle salir calmo desde el pasillo y hasta el mínimo de sus músculos se tensó. Apretó la mandíbula, y empuñó las manos con tal fuerza que las uñas se le clavaron en las palmas. Reconocería el rostro de aquel donde fuese. Poseía los recuerdos intactos, y la mirada gélida del vampiro permanecía idéntica a cómo la recordaba. Se regañaba, pero ninguna de sus extremidades respondía a las órdenes de su cerebro sino que las ignoraban, paralizándolo allí,  frente al maldito que tanto anheló matar. No se veía capaz de reaccionar, y verlo revivía terribles experiencias. Cuerpo y mente lo tracionaban.

Recordaba los cadáveres tirados en el suelo, y la sangre a  borbotones manchaban la madera pulida. Apilados uno sobre otro, primero cayó su madre y después su padre. Ella por su terquedad y él en el honor de su fallecida esposa.  El único que quedó vivo fue él, tan pequeño como para defenderse de su atacante. Cada uno de sus vellos se erizó al tacto frío, y se paralizó en el sitio. Se leía el terror en sus ojos abiertos, y juró sentir las garras afiladas traspasándole la piel en el sitio exacto que desgarraron años atrás, acercándolo a la muerte. Pero justo como aquel día, el maldito desapareció como llegó: no abandonó rastros Sin darse cuenta, había contenido la respiración, y la soltó en un largo respiro. Llevó la diestra a su pecho, y maldijo para sus adentros: no hizo nada para detenerlo además de llenarse del inexplicable miedo que le generaba el culpable de su mayor trauma. – Ese imbécil... – Lo insultó incapaz de contenerse e irrumpió entre la gentuza hasta salir fuera del burdel. Mencionar a sus padres… ¡ellos ni merecían ser pronunciados por esa boca insulsa! Sus dedos se deslizaron continuamente sobre la cicatriz, ansiosos de borrar la asquerosa huella invisible del beso indeseado. Odiaba sentir ese tacto sobre su piel.

La mayoría de los clientes ya se encontraban fuera, ansiosos y nerviosos por lo sucedido. ¿Llamar para pedir ayuda? Era la zona prohibida, de saberse aquello los tontos se perjudicarían a sí mismos. Sabían que la mejor opción era guardar silencio, y mientras se concentraban en hallar sus caros automóviles, él agudizaba los sentidos en búsqueda del culpable de su mayor desgracia y el que lo condenó a aceptar su “destino” más temprano de lo esperado. Dio pasos hacia atrás, y se giró buscándolo en los edificios cercanos, terminando por posar la mirada en el sitio adecuado. Las sorpresas nunca le resultaron tan desagradables hasta esa noche, en la cual su giro apuntó a los callejones oscuros separando los burdeles, encontrándolo calmado en la espera. ¿Cómo podía estar tan tranquilo en un momento como ese, cuando alguien deseaba poner fin a su "vida"? De ser por él le arrancaría la cabeza y el corazón allí mismo, pero sería la acción más imprudente concebida en años. Ninguno de los presentes conocía la existencia de los seres sobrenaturales a excepción de ellos dos, y exponerlos conllevaría terribles aprietos. Eso no le impidió hacer algo respecto a su problema.

Has caído bajo cazando en estas zonas. –  No dispuesto a doblegarse, si aspiraba todavía cataba el olor intoxicante de su perfume, y disminuyó la distancia que los mantenía separados. Años de búsqueda y ahí estaba, tranquilo y esperándolo. Se adentró al callejón, a las fauces de la bestia, y la encaró de frente con la mirada en alto y la sonrisa segura intacta. Evitaba observarlo a los ojos, evitándose los trucos mentales y el resaltar la tensión de tenerlo tan cerca.  –Tantos años buscándote para que aparezcas aquí. – Sabía que sus palabras podrían jugarle en contra, poniéndolo en riesgo, pero no conseguía contenerse a ellas. – Esperaba más clase de ti, en lugar de huir de un lado a otro. Te imaginaba más valiente e intrépido. – Negó decepcionado, y suspiró en los mismos aires para con el poseedor de su eterno odio. Verlo provocaba que la sangre le hirviera e incrementaban sus deseos de desaparecerlo del mapa. Sólo mirarlo despertaba de su letargo a los peores recuerdos, estremeciéndolo y asustándolo en los recovecos de su pecho. Jamás se mostraría temeroso ante él ni evidenciaría cuán hondo calaron sus acciones. – Pero sigues justo como te recuerdo aquel día. – Gruñó desagradado. Ni una arruga se posó sobre las facciones bien esculpidas del vampiro, obra de la sangre inmortal que todo lo perfeccionaba y conservaba.  
avatar
Hyde
Cazador

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 12/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the past comes back [Privado]

Mensaje por GACKT el Jue Jun 20, 2013 1:19 am

Esperaba, sabía que lo buscaría, no había razones para creer que ignoraría el hecho de tenerle allí, lo estuvo buscando antes y lo sabía, las reacciones de su cuerpo se lo gritaban, las que tuvo y Gackt lo había estado esperando igual. ¿Hace cuánto ya que lo vio por última vez?, tenía ocho años para aquel momento, e irónicamente lo tuvo todo ese tiempo bajo sus narices. Lo divertido era… que Hyde debía saber que hallarlo no sería tan fácil, ¿no se lo habrá dicho su inútil entrenador, los cazadores eran como pequeños sabuesos inocentes enfrentándose a lobos poderosos, no había forma que alguna vez ellos salieran victoriosos en un contexto real.
La espera algo prolongada para una persona sin paciencia al fin terminó, le miraba moverse frente al callejón, buscándole por encima con la mirada, y sólo lo atrajo con los ojos propios que aterradoramente azules lucían en la oscuridad. Se pasó una mano por el lacio y brillante cabello negro algo largo, y lo movió igual que su cabeza cuando lo miró acercarse. Escuchaba atento el sonido irregular de su respiración, y sentía el palpitar de su corazón mas agitado cuando mas cerca estaba, sabía qué clase de miedo lo sobrecogía y que clase de recuerdos le traía al estar allí tan cerca, frente a frente y evitando su mirada. Tonto.

Tienes una boca muy bonita para decir cosas tan terribles~ — Ignorando sus comentarios, era curioso lo dicho, y se lo hizo saber con su mejor sonrisa. — Ustedes los humanos tienen esta curiosa manera de usar las palabras a modo de ofensa cuando saben que están en desventaja físicamente...~ — Se burlaba de él, la sonrisa era divertida, mirándole aunque este no le dedicase la mirada que antes, por accidente, le ofreció. — No estoy cazando aquí, el hecho que digas eso tampoco me ofende, para que estés mejor informado y no peques de ignorante por allí. Para nosotros la sangre de la gente de clase baja es tan rica, tan gustosa… — Se despegó de la pared, y avanzo a él, elevando una mano para recorrer los labios propios como si aún mantuviese algo del gusto de la mujer antes asesinada. — No es algo malo, por lo que a veces he cazando en este lugar, además, son humanos sucios a los que nadie extraña, humanos si familia…~ — Rió divertido. — Justo como tú… por otra parte, lo que sí es una sorpresa es verte a ti aquí, digo, no habrás pensado que te creí muerto, ¿verdad?, llevas mi marca, y con ello puedo sentirte, incluso ahora lo  hago tan intensamente…~ — Bastó un parpadeo y estuvo tras él. — Ahora, aunque no me mires escucho tu corazón latir tan rápido como cuando tenías solo ocho años y los viste morir frente a ti, tu corazón está bombeando tanta sangre… deliciosa sangre que te llena y recorre, justo aquí puedo escucharla viajar por tu cuerpo~ — Una voz tan profunda. — Siento y huelo el temor, la angustia, siento el miedo a morir y el odio que me guardas y aun tan mortal te quieres hacer ver, pero sigues sin poder hacerme nada, sigues siendo el de antes…~ — Susurraba pero sus labios no se separaban y la voz no salía de su boca, girando tras él, aspirando su cuello.

La sangre de las personas como tú, de clase baja, miserables sin futuro…~ — Rodaba su cabello y sonreía. — ¿Entonces el trabajo de cazador no está dando tantos frutos, no?, ya que ahora te desempeñas en trabajos tan bajos, mira que decirme que he perdido presencia por cazar aquí, y tú usas tus sensuales encantos, te dejas manosear y besar por vampiros de poca resistencia,  porque de otra forma no puedes salir airoso de un enfrentamiento real, ¿no?~  — Más y más ofensas. Estuvo frente a él, y la mirada se tornaba burlona. —  Serías mi ramera favorita, e incluso dudaría en asesinarte luego de la primera vez, prometes ser bueno en esa área, ¿Verdad?~  — Y así como mostraba interés en su físico, lo perdía al alejarse y caminar un poco más allá. —  La verdad es que no te buscaba a ti, y sabrás que no es coincidencia que hayas llegado a este burdel, este es un sito nuestro, las que trabajan allí son presas, por lo tanto tú estuviste condenado al aceptar el encargo, ¿no es divertido?, tuve curiosidad porque hablan de ti, los de mi casa, como alguien a quien hay que matar, ¿sabes?, pensé que sería entretenido ver quien eras, y resultaste ser quien tardó demasiado en aparecer, me buscabas y lo sabía, pero tanto como esa marca te atrae a mí, te separa, es lo maravilloso de todo, no te podrías esconder de mi ni aunque deseases morir… —  Rió una vez más, y por ultimo dejó un corto suspiro brotar, algo tranquilo colocándose el cabello tras la oreja. —  ¿Todo ha estado bien?~ —  Era un…emotivo reencuentro. Gackt era un cínico.

Y gracias, me mantuve justo así para ti~ — Recordó.


Última edición por GACKT el Jue Jun 20, 2013 8:52 pm, editado 1 vez
avatar
GACKT
Clan Tremere

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 14/06/2013
Edad : 38
Localización : Lons-le-Saunier~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the past comes back [Privado]

Mensaje por Hyde el Jue Jun 20, 2013 4:53 am

Las palabras de su viejo maestro regresaron a su mente cual suave eco repitiéndose tras el arrasador grito al vacío: “Tantas ganas de matar a ese vampiro, pero no será hasta que superes lo que has visto que te dejarás todas tus debilidades a un lado” Hyde repudió su consejo. Podría enojarle la sabia opinión del cazador encargado de adoctrinarle, pero estuvo lejos de ser errónea. Tanta valentía, ganas de arrancarle la cabeza y quemarla… para terminar paralizando delante de su peor enemigo. Se sentía fuera de sí, no se reconocía y aquello lo molestaba. El mismo niño traumatizado, el niño ansiando demostrar valentía. Prometió destruirlo, y no descansaría en paz sin tirar de los cabellos negros hasta arrancar la cabeza de su sitio. Por fuera no era más que un tonto que se atrevía a desafiar al de pelo negro. Escupía sus insultos, pero estos sonaban lejanos a su percepción. No le prestaba la atención necesaria a estos porque no le interesaba saber si su cicatriz funcionaba similar al localizador personal del otro. Sólo quería verlo quemarse, y gritar en el corto tiempo en el que las flamas consumirían la inmortalidad de su cuerpo. Emergió de su trance en algún punto del enorme discurso entregado.

¿Tu cerebro procesa información además de pensar en sangre? Como se nota que no eres nada más que una maldita sanguijuela que no tiene nada mejor que hacer con todos esos años que has vivido. – Porque el tema constante de su sangre surgía, y el que se atreviese a llamarlo sin familia prácticamente encendía la pólvora inexistente en ella. No debería enfadarse, porque el objetivo recaía en verlo caer por sus palabras, cosa imposible escuchándolo claramente. – Si tanto sabes sobre mí basándote en la estúpida cicatriz que me dejaste… sabrás que no trabajo en estos lugares con todas estas prostitutas y gigolós. Soy cazador, y como tal he venido a encargarme de mi trabajo y el método de hoy fue diferente. Porque apuesto que reconocerías la falta de presencia de uno de tus tantos “hermanos”.  – La sonrisa burlona se instauró en sus labios. Sabía que ese vampiro era cercano al que tanto detestaba, pero dudaba mucho de que desarrollase afecto por él. Juraba que no se quería ni a sí mismo, o tal vez el amor a su persona era el único que conocía en todos sus años. Seres tan egoístas no amaban a nadie. – Estás equivocado si crees que mencionando mi falta de padres crees que en ningún momento tuve una familia. – Porque la mujer de su entrenador sería como su segunda madre, tanto como la que Gackt le arrebató frente a los ojos.

Él asesinó a una de las prostitutas, y como tal le permití creer que fue uno de esos quienes terminó por matarlo. No sufrió demasiado, además de que su problema terminó sin atenciones. - Crueles los dos, ni los muertos terminaban impunes. – Para unirme a ti de verdad ha sido un asco. Hablas de mí como si me conocieras, y si hablan de mí ha de ser por algo, ¿no lo crees? – Preguntó sin evitar la sonrisa altanera posándosele en los labios, nunca deseando quedar disminuido frente al vampiro. Aprovechándose de su pregunta final, se armó del “valor” para dar un par de pasos adelante. Él sería rápido, pero en esa ocasión no tuvo miedo de mostrarle el contacto de sus ojos. La fuerza de voluntad existía en algún lado, la suficiente para resistirse a alguno de sus trucos. – Prefiero estar muerto antes que ser una de tus rameras. – Chascó la lengua, y si el vampiro leía sus movimientos notaría los deseos contenidos de golpearlo.

¿Te debo explicaciones sobre cómo he estado? ¿Acaso te interesa, cínico? – Aguantaba los deseos de alzar la mano y asestar el primer golpe en ese rostro, empuñándolas como si se preparase en el momento indicado para atraparle del cuello y arrancarle la cabeza desde la base. – Esta marca no significa nada más que lo desgraciado que puedes llegar a ser. Y aun así me quede con ella… - La distancia se acercaba a cero, y a pesar de su estatura no se sentía tan intimidado como en un principio. Mandaba a dormir los recuerdos dolorosos, para hacerse de los primordiales en su meta: destruir a Gackt. – sólo la portaré con orgullo cuando desaparezcas del todo, tú y cada uno de los tuyos. – Mientras tanto sería su más grande vergüenza, la que siempre quería ocultar del mundo. – No pretendas que me interese qué has hecho además de matar, ni que tus estúpidas ofensas consigan hacerme enfadar. No le debo explicaciones a nadie, mucho menos a gente de tu calaña. – Volvía a gruñir, y fruncía el ceño. Fuera del callejón las personas seguían amontonadas, y algunas se asomaban dejándoles solos cuando notaban que poseía compañía. Odiaba los sitios públicos.
avatar
Hyde
Cazador

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 12/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the past comes back [Privado]

Mensaje por GACKT el Jue Jun 20, 2013 5:43 am

Se cubrió los labios para reír, reír tan fuerte que los oídos de algún humano cercano, el otro, debían doler con escucharle. Negó, negó divertido, demasiado, como si aquello fuese el mejor chiste que en toda la noche pudo hacer oído. Sus palabras pretendían ser tranquilas, pero se cundían de odio en cada silaba, y aunque dentro muriese de miedo, porque lo hacía, Gackt debía reconocer que tenía algo de estúpido en su interior, sí, porque sólo un estúpido se atrevería a hablarle así. — Oh, hace mucho que alguien no menciona una cosa sobre mi cerebro, creo que si procesa otras cosas además de sangre, pero ya sabes, es al costumbre de los años la que me hace adicto a la misma… ¿no?, ah, sí, no podrías saberlo porque sigues tan sucio como siempre~ — Un humano más del montón no comprendería, y pensaba que Hyde era inteligente. — Verás, a veces ser una maldita sanguijuela puede resultar divertido, he aprendido muchas cosas de ustedes. Como por ejemplo, lo interesante que se miran cuando intentan hacerle creer  alguien que no están enojados, y como esperan que las sucias palabras sin sentido surtan cierto efecto en quien las recibe, nosotros por otra parte, no funcionamos así.~ — Arrugó la nariz un poco, y negó. — Sigues igual de ignorante como cuando intentaste atacarme años atrás, y siempre quise saber….~ 
Se movió más rápido hasta tenerlo delante de él, soplando a su pido y regresando a su vista, sonriendo como si constantemente Hyde le causase gracia. — ¿Qué esperabas que pasara cuando me golpeaste con aquel objeto plástico?, ¿Qué muriese y pudieras salvar a tus padres?, tú me enseñaste que asesinar niños a veces es divertido, luchan, se quejan, y mueren, pero tú… por otra parte, tú querías vivir por unos cadáveres cercanos a ti, ¿Esperabas que mágicamente resucitaran?~ — Volvió a sonreír negando, y quería tenerlo donde más le gustaba ver a las personas, hirviendo en enojo. — Y también me da gracia como aclaran cosas obvias, ya sé que eres cazador, ¿Acaso el trauma te hace tener memoria a corto plazo?, sus mentes se vuelven más inútiles con el tiempo.~ — Se alejó decepcionado, y no le importaron los pasos que se atrevió a dar en su búsqueda, ladeando la cabeza de un lado a otro, como tarareando una canción mental. — Pues si tuviste una familia ya no la tienes, ¿No?, ¿No fueron ellos asesinados también?, recuerdo saber que uno de los míos se disfrutó tanto de matarlos, eran los mejores, luego de ellos solo vienen mediocres como tú, que por alguna razón cree que no le asesinaré ahora, y que por tal piensa que puede quemarme como al pobre neófito de antes, ¿Alguna vez has estado con un vampiro antiguo?, ¿Sabes lo que es sentir cada parte de tu cuerpo hervir hasta que tu cerebro pueda explotar?, ¿Has pensado a lo que te enfrentas?~ — Preguntas calmadas, y la sonrisa posada. — Lo dicho, eres el mismo estúpido de antes que no sabe más allá de tontos impulsos, asesinarme no los traerá de vuelta, y de paso quien dejaba los regalos bajo el árbol no era papá Noel, era tu papi y tu mami~ — Movía los hombros estando de espaldas, como si el chiste le hiciera demasiada gracia, y finalmente se giró, mirándole de arriba abajo, quedándose fijo en la mirada oscura.

Sus ojos azules la devoraban calmada, como mirando más allá, y miraba, leía, aprendía, recolectaba. Tan tonto para no saber cerrar sus pensamientos, tan hábil Gackt para no hacerse notar, y sonrió. — Has pensado mucho en mí, eso me hace sentir curioso, ¿Te sentías excitado cuando recordabas mi rostro?~ — De nuevo una risa, y negó. — Serías una linda ramerita a la que usaría como me plazca, ni siquiera te asesinaría, porque recuerdo tan claro tu sabor.~ — Lo dejó preso del truco anterior, pero esta vez no fue a su espalda, estuvo tan cerca que sus labios quedaron a milímetros de los ajenos, rozándose con cinismo, como le acababan de llamar. — Serías una ramera tan sensual, tan deliciosa, casi me provoca hacerte una de las mías ahora, disfrutan mucho, ¿sabes?, les encanta ser mordidas~ — Le contaba los sucios beneficios de ser una prostituta de un vampiro, y no eran solo una, eran muchas, idiotizadas, envenenadas con el placer de sentir poco a poco su vida irse por los labios carnosos de Gackt.

Portas mi marca porque así lo quise~ — Susurró mirándole, y ya no tenía ningún truco sobre él, no se movía porque la sensación era residual.  — Llevas una marca que te hace de alguien, ¿No es así?, ni aunque lo desees podrías asesinarme, te controlo con ella, haría lo que me plazca contigo, te usaría como mi juguete las veces que me dé la gana, y ni tus estúpidos recuerdos conseguirían salvarte de ello, ni ellos ni nadie. Nunca serías capaz de hacerme desaparecer, ni a mí, ni a los míos. Son más de los que un tonto como tú puede comprender, por eso solo haces amenazas vacías, como todos los sucios de tu clase.~ — Sus dedos tocaron la marca, e inyectaron suavemente calor en ella, como si quisiera recrear la sensación de tenerla en carne viva. — Soy un desgraciado, y no me arrepiento, tú por otra parte, ¿No eres igual que yo?, ¿No te guías por tus propios deseos?, ¿No dejas a los humano morir?, eres tan basura como yo, y al final eres tan parecido a lo que odias, porque a ustedes el odio les hace ser lo menos que quieren, y al final tú terminas pareciéndote a mí, no importa que lo niegues, lo sabes.~ — Le miró en silencio, y luego sonrió muy divertido. — ¿Qué tanto haces con esa boca?~ — Eso le llamaba la atención.
avatar
GACKT
Clan Tremere

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 14/06/2013
Edad : 38
Localización : Lons-le-Saunier~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When the past comes back [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.